Nosotros

Somos dos enamorados que se encontraron en el camino de la vida y del desarrollo espiritual. Después de un recorrido marcados por grandes desafíos nos instalamos en el campo en Aysén. Percibimos que la belleza y paz inherente a la Patagonia es el lugar ideal para seguir creciendo como personas. Es un escenario propicio para compartir experiencias, filosofías, culturas milenarias y métodos de maestros espirituales, académicos y destacados educadores.

Queremos ser un apoyo o canal y acompañarlos en este viaje, interior y exterior en este anhelado reencuentro con uno mismo y con los demás en un escenario campestre y natural. En nuestro refugio y viajando por Aysén los invitamos a descubrir, maravillarse, compartir, tejer relaciones y fortalecer su autonomía personal, para vivir mejor, con más libertad interior, respetándonos a nosotros mismo, los demás y a la naturaleza que nos rodea.

Las 3 cosas mas importantes de Andes Patagonicos:

Un equipo muy femenino con gran experiencia de vida, de viajes y aprendizajes dispuestos a compartir sus conocimientos, sabiduría y amor por la vida.

Un lugar de acogida como un refugio del mundo moderno agitado y para enfrentar y reponerse de los desafíos de la vida: los invitamos a experimentar un estilo de vida alternativo en la Patagonia, basado en el cultivo de la tierra y respeto a todas las formas de vida.

Un espíritu abierto, fraterno y libre que apoya las acciones de emancipación, auto-respeto y confianza para acompañar procesos de cambios internos, individuales y colectivos.

Fabiola

  • tema de mujeres, compartir mi historia para inspirar a otras
  • me gustaría ayudar a mujeres que han sufrido  

Fabien Bourlon

Yo soy Fabián nací en Francia pero llegué a Chile a los cuatro años y, después de viajar por el mundo, decidí quedarme en la Patagonia en el año 1999, después de una visita en pleno invierno cuando la nieve cubría gran parte de la región. La belleza de este momento me abrió los ojos sobre el hecho que Aysén es una verdadera Tierra Pura, un lugar bendecido del mundo. En ese sentido el eslogan de “Aysén reserva de vida” cobra todo su sentido.

Habiendo conocido muchos hermosos lugares de Latinoamérica, del Perú, Bolivia, Ecuador, Cuba, Argentina y Brasil, de Europa, en particular Francia, los Alpes y la Provenza, de Asia, la India y Nepal, África, Etiopía, y del Pácifico, en particular la Polinesia, donde viví mi niñez, encontré en la región de Aysén un lugar único en el mundo para vivir. Elegí como lugar para radicarme el campo a unos 20 km de Coyhaique, porque me encanta la naturaleza y los modos de vida tradicional, arraigados en la tierra y donde el esfuerzo de cada uno permite crear bellezas para vivir. Me gusta la rica comida casera con productos locales y lo más orgánico posible, cuándo se puede. Elegí criar ovejas porque mi sueño siempre fue un día producir leche, mantequilla y queso en el campo. A la fecha logré producir ricas mermeladas de zarzaparrilla, de cereza, de damasco y de diente de león asi como jarabes de hierbabuena, cedrón, hinojo, tomillo y menta ! Esto además de tener hermosas cosechas de cerezas, manzana y peras. 

Yo soy un amante del conocimiento, de las ciencias sociales y naturales, siendo geólogo y geógrafo. Valoro mucho los conocimientos tradicionales porque estos se arraigan en una vivencia humana milenaria que tenemos que volver a escuchar y comprender. Me fascina la cultura y filosofía budista tibetana y busco también saber más de otras traducciones asiáticas y de las culturas ancestrales de Chile y del mundo. Estoy convencido que, en estos tiempos de crisis social y ambiental, estas sabidurías, asociado a una correcta comprensión de nuestras emociones y la de los seres que nos rodean, nos pueden ayudar a construir otro mundo y un mejor futuro para nuestros hijos. 

Mi sueño con Andes Patagónicos es poder ofrecer en familia, grande y pequeña, una lugar para descansar y maravillarse del mundo y de los seres que nos rodean. Quiero compartir con ustedesla maravillosa naturaleza de la Patagonia, siempre sorprendente e impermanente, que cambia a cada momento y cada estación. Quiero compartir lo que me hace feliz : sentarme, solo, con el amor de mi vida, mis, hijos, amigos o visitas, a orilla del río Simpson, para disfrutar del correr del agua, escuchar el sonido de la lluvia, la fuerza del viento o del bosque majestuoso. Escuchando el canto de las aves y observando la maravillosa actividad de innumerables seres grandes y pequeños podemos comprender nuestro lugar en este universo. Bienvenidos a Aysén – Tierra Pura !